Capítulo 6

ShangFang ya era extremadamente atractivo de joven. Una de sus manos descansa en el hombro de la persona que se halla a su lado, hasta su mirada está dirigida a él. La persona en cuestión no lleva uniforme, sino un par de gafas de la vieja escuela y varios libros gruesos, de apariencia pesada entre manos. Parece un profesor. Los ojos de esa persona son claros y relucen, se parece bastante a Fang YunSheng…
ShangFan se levanta y camina hacia la foto con lentitud, sus manos huesudas repasan el rostro de la única persona con gafas de toda la foto.
–¿Cómo pudiste morir antes de que te pudiera encontrar? Sin embargo, Fu LaoShi, – los ojos del hombre relucen, la lujuria de sus ojos es obvia. – Nunca he creído en el destino, pero esta vez lo haré. ¿Quién se iba a imaginar que cuando volviese a China me encontraría con tu hijo de pura casualidad? Jaja. –La punta del dedo del hombre rasca el cristal del marco, delineando el perfil de la persona, como si quisiera entrar en la fotografía y tocarle. – Diez años después, voy y me encuentro con tu hijo. En unos pocos días, será completamente mío. – Los dedos del hombre envuelven el marco de la foto conforme dice esta última frase. – Te reemplazará, y será mío.

*        *        *        *

Últimamente, da la sensación que Ye CanSheng recibe más y más llamadas, su temperamento también ha empeorado, lo único que me hace feliz es que no ha vuelto a romper el móvil, porque la última vez que lo hizo, le dije que cada vez que se cargase uno, le haría comer fideos instantáneos durante diez días. Así que, cuando termina la llamada suele dejarlo en la mesa con cuidado y entonces, salta al sofá y empieza a tirarse del pelo.
Quiero ayudarle, pero da igual lo mucho que le pregunte, no me dice nada. A veces, cuando le fuerzo demasiado y le acorrale, se me tira encima y muerde la arteria de mi cuello. Por supuesto, nunca me ha mordido de verdad, sólo pasa sus dientes caninos sobre mi arteria sin parar. Le he preguntado por qué lo hace y, él, totalmente serio me contesta:
–Es el sitio más fatal. Es el mejor para matar a alguien.
Mis cejas se arquean cuando le vuelvo a preguntar:
–¿Quieres matarme?
Sus dos ojos negros me contemplan, rebosando seriedad, no parece ir en broma.
–No, quiero comerte.
Y en este momento, no me imaginaba que esta paz tan delicada entre Ye CanSheng y yo, se iría a perder por la llegada de mi exnovia.

*        *        *        *

Mi novia ha venido, de repente, diciendo que quiere que volvamos mientras que Ye CanSheng está agazapado en la cama blanca, mirando al móvil y tirándose del pelo. Acaba de colgar y no está de muy buen humor. Mi novia lleva un vestido puramente blanco y cierra la puerta de mi despacho. Me abraza en cuanto abre la puerta, llorando mientras me dice:
–¡YunSheng! ¡YunSheng! ¡Ha sido un error! ¡Vuele a salir conmigo!
Ye ChanSheng, que estaba en la cama, se levanta violentamente, sus ojos negros observan con fiereza a la chica que me abraza – la que me abandonó. La aparto de mí. Odio el fuerte aroma del perfume de su cuerpo, no huele tan bien como el jabón del cuerpo de CanSheng.
–Xiao Li[1], hemos roto; fuiste tú la que lo quiso.
–YunSheng, sé he cometido un error. No debería haber escuchado a todas esas tonterías. Sigues siendo el mejor, ¿podemos volver a lo que teníamos?
No digo nada. CanSheng, que sigue en la cama, se levanta y lentamente camina hacia mí de una forma imponente y fría. Con una figura abstinente, un rostro atractivo y los labios apretados. Parece un vampiro, aterrorizando y embelesando aquellos a su alrededor.
Ignoro a mi exnovia y le digo a CanSheng:
–Espérame fuera.
–YunSheng, ¿quién es? – Él levanta el dedo y señala a Xiao Li.
–Mi exnovia. Ves y espérame fuera.
Ye CanSheng mira a XiaoLi otra vez con odio, entonces, gira la cabeza y recoge el móvil de la cama. Cuando pasa por mi lado, puedo sentirle mirar mi cuello, y así, sale sin decir nada más.
Cuando CanSheng se va, miro a la chica delante de mí que sigue llorando y suspiro.
–Xiao Li, no podemos volver a tener lo de antes.
–¿Por qué? ¿Ya no me amas?
–¿Tú me amabas?
–YunSheng, me debieron poseer los fantasmas para creerme todo eso. No te puedo olvidar. YunSheng, ¿podemos volver a empezar? – Las lágrimas que le caen por la mejilla dan mucha pena.
Miro su carita delicada y bonita, y suspiro. Solía apreciarla muchísimo, quería darle una buena vida, quería estar con ella el resto de mi vida, pero, ¿cómo me trató?
En cuanto volvió, me abofeteó y empezó a insultarme por ser asqueroso, raro, y a decir lo mucho que la había dejado en ridículo. En ese momento pensé en lo frágil que es el amor y la ética. Xiao Li siempre se ha querido a sí misma, y sólo hay dos razones por las que hayas vuelto.
La primera es que tu novio actual te haya hecho mucho daño y, entonces, te hayas acordado de mí: un hombre lamentable que te lo perdona todo.
La segunda es que te hayas enterado que tengo trabajo de profesor, así que crees que tengo dinero para comprarte todo el maquillaje y toda la ropa que quieras.
Nunca me has amado de verdad.
Me doy la vuelta sin mirar el rostro que me ha engañado durante tantos años.
–No, no te ha poseído nada. Sólo soy un maricón asqueroso.
Oigo el sonido de los tacones dando pasos para atrás. La esquina de mis labios se curva. Las mujeres son frágiles, sobretodo este tipo de mujercita.
–El hombre que estaba aquí era mi novio, ya le has visto. Tu aparición ha afectado nuestros sentimientos. – Le devuelvo la mirada, mis palabras carecen respeto, pero mi risa no es amarga.
–¡Mientes!
–¿Para qué te iba a mentir? Oh, sí. No hace falta que vayas a buscar a ese macizo, porque le gustan los maricones como yo.
Oigo el sonido de los tacones corriendo a la puerta, que abre de un portazo.
–¡Fang YunSheng, desviado!
Y se va.
Suspiro con alivio con ambas manos apoyadas en la mesa. Es mejor que se corte todos los lazos en este tipo de relaciones. Ni siquiera importa que diga que soy gay. Además, a la otra persona no le gusto de verdad.
A pesar de que me digo eso, me siento incómodo y sofocado.
Al principio la atesoré muchísimo, se acurrucaba conmigo y era adorable; me contaba todo lo que había pasado durante el día como un gatito. Pero, inconscientemente, cambió. Se volvió más violenta y empezó a preocuparse por su belleza; empezó a usar maquillaje, a ponerse perfume, a llevar pendientes… Hace mucho tiempo que lo nuestro no podía volver a ser lo que era.



[1] Xiao Li () no es el nombre completo de la chica. En chino se suele añadir “xiao”, que significa “pequeño” delante del nombre de la gente si son más pequeños o son cercanos. “Xiao” se suele usar para mascotas y chicas, así que el nombre de la chica es “Li”, no “Xiao”. 
Title: Capítulo 6
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1

-->